×

Sigue a FIBA en Facebook

02/12/2019
Americas
a leer

El Mini Baloncesto de Ecuador se expande y proyecta para el 2020

GUAYAQUIL (Ecuador) – La formación y desarrollo en los niños es fundamental para el futuro deportivo, es por eso que La Federación Ecuatoriana de Basketball (FEB) celebra este fin de año con más festivales de Mini Baloncesto para continuar fortaleciendo el baloncesto en el país sudamericano.

Los festivales son grandes eventos que rodean el baloncesto y que sirven para mejorar su desarrollo es por eso que la FEB viene trabajando con un nuevo proceso desde el 2013 y hasta este año, donde particularmente se enfocó en el desarrollo formativo de los niños para intentar mejorar una liga de primera división, que llegue a la duración de entre 6 y 7 meses y que haga espejo en ellos y así aumentar los talentos para las selecciones nacionales de Ecuador.

Bajó la dirección en la presidencia de José Arévalo, la Federación organizó el primer Torneo Nacional de categoría Sub-13 a la par del Festival de Mini Baloncesto para niños de hasta 11 años en el año 2014. Ya para el 2015, se incrementaron las edades, sumando la categoría U14.

Durante el 2018, se mantuvieron las mismas categorías y la FEB organizó un Festival de Mini Baloncesto para niños y niñas desde los 9 años y una Liga de Desarrollo para U21. Así fue avanzando y creciendo el baloncesto ecuatoriano hasta este año, con un continuo desarrollo en la etapa formativa para intentar ocupar los primeros lugares en los torneos de las selecciones femeninas y masculinas buscando mejorar el baloncesto en el país sudamericano.

“Es el camino y la línea que ha marcado FIBA para que los países tengan potencial desarrollo en las categorías adultas y confiamos en que los resultados se van a ver un tiempo más adelante. Hemos venido incentivado la participación de los clubes en estas categorías, porque consideramos que es un elemento fundamental para desarrollar no solamente las destrezas y habilidades de los niños sino su disciplina, orientación y educación y de esta manera el objetivo se está cumpliendo. Es un proceso de cambio desde las bases acompañado con la capacitación de entrenadores”, expresó el presidente, José Arévalo, en FIBA.basketball.com.

“Nos llama la atención la forma en que los clubes y los padres, año a año, se motivan mucho más con este tipo de torneos, que ha tenido como sede principal en categoría de 13 años la ciudad de Guayaquil. Siempre ha habido apoyo de los padres, los clubes y los entrenadores para desarrollar el baloncesto y eso es muy importante”, destacó.

Es así, como bajo el lema "Que nadie nos quite la magia de ser niños", se realizó el pasado 1 y 2 de noviembre, la etapa final del 7º Festival de Mini Baloncesto U11 "Todos somos campeones", en las instalaciones de la Fundación Honorato Haro de la ciudad de Guayaquil con enseñanza técnica y táctica, brindada por los entrenadores, que aportan sus conocimientos al desarrollo y aprendizaje de los niños y con el apoyo del Municipio de Guayaquil y su Dirección de Deportes.

“Hemos recorrido la fase final a nivel nacional por diferentes provincias, y conversado con diferentes dirigentes y entrenadores porque queremos que exista el Mini Baloncesto y este tipo de torneo en cada provincia para que fortalezcan a los menores y luego podamos participar en el gran torneo nacional de Mini Baloncesto y que ayude a que el chico vaya generando su aprendizaje en una última fase”, expresó el presidente ecuatoriano.

Este torneo se jugó en zonas diferentes en 3 fines de semana con un mínimo de 10 jugadores (5 niños y 5 niñas) y un máximo de 14 jugadores (7 niños y 7 niñas). Finalmente 200 pequeños atletas, al ser formato de festival, fueron premiados en la última jornada.

 
“La etapa formativa necesita un espejo, y ese es el de llegar a jugar en una liga de primera, que necesitamos mejorar. Muchos años atrás no había todo este tipo de torneos y festivales que dieran desarrollo constante en los jugadores. Los niños de hoy juegan baloncesto durante todo el año y eso ayuda a su mejora y desarrollo. Para nosotros, lo que está sucediendo es una satisfacción porque los resultados se ven en las categorías juveniles poco a poco, esos resultados que al día de hoy se logran, son parte del proceso”, añadió Arévalo.

El Festival, además contó con un concurso de habilidades dirigido por Raúl Cárdenas, uno de los referentes del baloncesto ecuatoriano y capitán de la selección nacional senior. “Llevo 16 años jugando afuera de Ecuador y cuando me llaman para estar en estos festivales me gusta dejar mí enseñanza y un mensaje. Internacionalmente hablando de reglas, en el Mini Baloncesto hasta 12 años no existe la ganancia ni la perdida, existe la participación, la competición, el compañerismo. Si logramos que los chicos se diviertan, esa es la verdadera fiesta. Hay que estar unidos porque este es el futuro y todos hemos ganado”, expresó.

Para darle continuidad a los festivales en el cierre del 2019, el 9, 23 y 24 de noviembre fueron las fechas del segundo Festival Nacional Pre Mini U9 en las ciudades de Riobamba, Gonzanamá, Guayaquil, Ambato y Puyo.

 
Uno de los clubes que participa en los festivales es el de Piratas de los Lagos, un club de sólo 3 años, que se transformó en poco tiempo en una franquicia importante en el baloncesto de Ecuador, relacionado al interés del entrenador argentino, Luciano Martínez, en reforzar las categorías formativas y fomentar el desarrollo en los niños y niñas del país. “Hay instituciones que tratan de tener todas las categorías para participar y se tratan de afiliar como clubes. Estoy trabajando con todos los entrenadores del país, dando cursos y viendo la metodología de entrenamiento y como transferir el conocimiento a los atletas en los entrenamientos y partidos”, contó el coach en FIBA.basketball.com.

“El Mini Baloncesto es un movimiento nacional, que se está trabajando más organizado y se le está dando mucha importancia para que esté dentro de un cronograma oficial. Estoy trabajando en una guía metodológica que se va a dar para chicos de 10 a 12 años para ir haciendo un escalonamiento a medida que se haga el proyecto con los más chicos”, añadió el entrenador de Piratas de los Lagos.

“Ecuador estuvo mucho tiempo ausente de participaciones internacionales y esa ausencia generó que se pierdan camadas importantes de seleccionados, que en su proceso juvenil hubieran podido dar bastante, como Raúl Cárdenas, Carlos Delgado y Anibal Malatay, grandes jugadores referentes que fueron limitados en sus procesos juveniles. Esto produjo que tomemos la iniciativa sin ningún proceso y sin participaciones internacionales y por eso el concepto fundamental es el de participar en diferentes torneos y ese proceso debe venir de abajo, del Mini Baloncesto”, contó Arévalo.

Hoy en el país ecuatoriano se habla de medallas, clasificaciones y victorias, con la siembra que se inició en el Mini Baloncesto junto a los padres de familia y con el apoyo constante de la Federación, que apostó a largo plazo con un trabajo sólido en todas las categorías para formar de la mejor manera a los jugadores y así poder llegar a mejorar las selecciones nacionales y conseguir más y mejores participaciones continentales e internacionales.

“Dentro del contexto que ha generado FIBA, la misma filosofía se debe mantener en la misma línea entre los entrenadores del país y así de esta manera, el único beneficiado va a ser el niño y va a poder ser potencializado. Los jugadores adultos son valiosos y por diferencias no tuvieron las oportunidades que hoy si tienen estos niños. Las cosas son perfectibles, lo importante es que se mejore lo que uno ha hecho y se siga una línea hacia arriba dejando de lado lo negativo”, destacó el dirigente.

FIBA