×

Sigue a FIBA en Facebook

08/01/2022
Americas
a leer

Jaime Echenique, de los Wizards, se convirtió en el primer colombiano en jugar en la NBA

MIAMI (Estados Unidos) - El 30 de diciembre de 2021 quedará como una fecha para la historia en Colombia. Ese día el pívot Jaime Echenique se convirtió en el primer jugador nacido en ese país en disputar un partido oficial de la NBA.

El barranquillero participó en los últimos 3:04 minutos en la cómoda victoria de su equipo, los Wizards de Washington, por 110-93 sobre los Cavaliers de Cleveland y así cumplió su mayor anhelo desde que decidió dedicarse por completo al deporte de la pelota naranja.

“Vale la pena soñar”, dijo el jugador de 2,11 metros de estatura luego de su estreno en la mejor liga del mundo.

La historia de Echenique ha sido de superación. Desde que egresó de la Universidad de Wichita State en 2020 tuvo que lidiar con situaciones adversas que atentaron contra sueño, como la pandemia y una seria lesión de rodilla en su pasantía por el baloncesto español.

En octubre pasado tocó la puerta de la NBA al dejar una grata impresión en la Summer League, pero tuvo que conformarse con ganarse un lugar en la filial de los Wizards en la G-League. Finalmente, casi tres meses después, las cosas se alinearon y pudo cumplir su sueño y el de una nación, al firmar un contrato de 10 días con el equipo de la capital estadounidense.

 

“He perseverado mucho para estar en donde estoy. Han sido muchas horas de trabajo duro en el gimnasio, estoy tratando de gozarme esto al máximo”, comentó Echenique en rueda de prensa.

El pívot sabe lo que significa para Colombia esta gesta que anteriormente estuvieron persiguiendo figuras como Álvaro Teherán, Juan Tello Palacios y más recientemente Braian Angola, pero expresó que siempre trató de no pensar mucho en eso.

“No quise ponerme esa presión porque era alimentar algo que no va conmigo. Traté de mantenerme enfocado en mí, de solo pensar en las cosas que puedo controlar. Soy una persona que solo piensa en el día a día y en eso es en lo que me enfoco. Eso me ha ayudado a estar en donde estoy. No pienso más allá. Dejo todo en manos de Dios”.

Lo que sí dejó claro es que se siente muy agradecido por todo el apoyo que recibió desde su país

“Sé toda la alegría que se generó y agradezco todo lo que me han estado apoyando. Esto es un gran paso. Espero que esto sirva para abrir las puertas a los que vienen más atrás y para que el básquet en Colombia siga creciendo”.

 

Viviendo al máximo la experiencia

Ya con el objetivo del debut cumplido, ahora Echenique está trabajando para convertirse en un jugador que pueda encajar en la NBA a largo plazo. A sus 24 años tiene claro que en la actualidad los hombres internos como él deben tener la capacidad de impactar en el vertiginoso ritmo con el que se juega hoy.

“Pienso que cada día he ido mejorando. De eso se trata la NBA, de crecer cada día. Los entrenadores de los Wizards me han estado observando a diario, no solo ahora, si no también durante la G-League. Hemos estado enfocados más en detalles como la ubicación, el ritmo, saber que le gusta a las figuras del equipo. He sentido un gran apoyo del cuerpo técnico. También he aprendido bastante con los compañeros a observar las situaciones, todos han tenido buena disposición para enseñar”, aseguró.

El colombiano contó que tiene una relación bastante cercana con el entrenador principal del equipo, Wes Unseld Jr., quien también está haciendo su debut en el banquillo en esta campaña.

“Es una persona muy influyente, muy inteligente en el juego. He conversado mucho con él, es muy detallista con todo lo que hago. He tenido la suerte de contar con eso. Siempre recibo sus consejos”.

Echenique retribuye toda esa confianza con lo que mejor sabe hacer: “Mi día a día consiste en muchas horas en el gimnasio, siempre estoy trabajando en el físico y la técnica. Quiero estar aquí por mucho tiempo”.

FIBA