×

Sigue a FIBA en Facebook

20/11/2019
Americas
a leer

El baloncesto de Costa Rica celebra el inicio de una generación dorada con los logros del 2019

SAN JOSÉ (Costa Rica) – La Federación Costarricense de Baloncesto (FECOBA) atraviesa un gran momento apostando por el renacimiento del baloncesto en el país del Pura Vida. Con más de dos mil partidos, casi 400 equipos, y alrededor de cinco mil atletas practicando baloncesto a lo largo y ancho del territorio costarricense, finaliza el año 2019 con la esperanza de un 2020 todavía más alentador.

Con trabajo y esfuerzo de FECOBA por posicionar a sus selecciones, Costa Rica regresa a lo más alto del podio de la región. Logrando podios en los Juegos Estudiantiles Deportivos Centroamericanos (CODICADER) escolares categoría U12 en Costa Rica con medallas de oro en femenino y masculino y luego en los Juegos CODICADER colegiales U14 en Honduras, el primer puesto para las mujeres y el segundo para los varones, además del oro y bicampeonato en el Centroamericano U14 Femenino organizado por la Confederación Centroamericana de Baloncesto (COCABA), en Managua, Nicaragua, y la medalla de plata para el equipo masculino, logrando la clasificación al Centrobasket 2020 en ambas ramas. Además, en el Torneo Centroamericano Femenino U16 en Guatemala, Costa Rica se llevó el segundo lugar logrando la clasificación al Centrobasket U17 2019, en Puerto Rico.

Una "Generación Dorada", esa fue la descripción que con el pasar del tiempo en Managua, se le fue atribuyendo a un grupo de jóvenes esperanzados en contribuir por devolver la ilusión a un deporte que al sentir de los costarricenses, ha vuelto ha despertar.

“La gran familia del baloncesto Tico ha tenido un año lleno de alegrías en las categorías formativas que son tan importantes. Estos logros en definitiva son producto del gran esfuerzo que año a año entrenadores y padres de familia hacen por competir en nuestro torneo de Liga Menor que alcanza cerca de los 200 equipos con chicos y chicas desde los 8 hasta los 18 años; el balón de la alegría bota a lo largo y ancho del país durante cerca de 10 meses al año y la competencia sana en torno a la formación es crucial para este efecto positivo”, expresó en FIBA.basketball.com, Franklin Martínez Arias, Vicepresidente de FECOBA.

“Mérito también a esta joven generación dorada de atletas que desde muy pequeños trabajan fuerte por ser parte de nuestras representaciones nacionales, esto nos compromete a darles las mejores condiciones en cuanto a organización y competencia para que logren sus sueños; efecto que será posible de la mano al nuevo Plan Estratégico que se viene impulsando”, añadió.

Las selecciones nacionales U14, en la rama femenina comandada por Mariela Iglesias y en la masculina por Pablo Arroyo, se convirtieron en la sensación del Campeonato Centroamericano, que entregó dos cupos para el siguiente torneo en rigor, el Centrobasket U15, evento más importante de la región y en donde a los Campeones y Subcampeones Centroamericanos, se les unen los Campeones del Caribe y México.

“En el Torneo COCABA jugamos el primer partido contra Panamá, lo que significa jugar contra la historia, el objetivo era romper la barrera y cada vez nos estamos acercando más a eso. Ganamos 3 de los 4 partidos y logramos la medalla de plata”, analizó Arroyo en FIBA.basketball.com, el coach costarricense.

“El nivel estuvo bastante parejo sobre todo entre los equipos de los primeros puestos, que todos se ganaron entre sí. Se hizo un trabajo muy profesional y hubo un camino muy largo para conformar la Selección y nos sentimos plenos y satisfechos de formar este equipo”, agregó el seleccionador nacional, que afirmó que “cuando termina un torneo y se consigue el objetivo uno siente un alivio increíble. Además, se logró el objetivo de clasificar al Centrobasket gracias al trabajo de Costa Rica, FECOBA y los padres de los niños”, añadió.

Uno de sus dirigidos en el Torneo COCABA U14, fue Saúl Martínez, que además logró el segundo puesto los Juegos CODICADER Colegial, y fue el máximo encestador del Torneo Centroamericano, torneo que jugó con la nariz quebrada y recuperado después de varias lesiones en su tobillo, que lo aquejaron a lo largo de todo el año. Saúl fue el máximo anotador con 76 puntos. Él junto a los otros seleccionados, Emmanuel Cheung y Leonardo Carballo, integraron el conjunto ideal del campeonato.

Los padres de los atletas saben mejor que nadie del esfuerzo que realizan sus hijos para conseguir logros en el deporte. “Ha sido un proceso muy largo para que Saúl sea seleccionado nacional, nos hemos comprometido de lleno y hemos puesto como prioridad el baloncesto. Lo apoyamos desde los 8 años, junto a Pablo Arroyo, el coach que le hizo comenzar a picar la pelota, y ahora vemos sus frutos. Saúl quiere llegar a más y lograr muchas metas en el baloncesto y la familia lo está apoyando con la mira de que pueda jugar un Premundial y un Mundial”, expresó Nancy Rodríguez Cambronero, mamá de Saúl.

“Las lesiones fueron muy duras para Saúl, hasta pensó que iba a quedar fuera de la Selección. El 2019 comenzó con una quebradura de nariz, que de todas formas no fue un impedimento para él, porque ha jugado con máscara, y hace 3 meses tuvo dos esguinces grado 3 y 4. Ha sacado horas de donde no hay para poder cumplir con el deporte y los estudios, se exige mucho”, contó.

Para Saúl conseguir la medalla de plata y ser el máximo encestador del torneo fue muy importante. “Veo al deporte como una forma de vida y desde pequeño había querido ganar algo importante para el país y se está dando. Los logros individuales para mí no son relevantes, el baloncesto es un trabajo en equipo. Ha sido un logro muy grande tanto personal como para el país, llevar el nombre de una nación en el pecho no es sencillo, hay que poner cuerpo y alma cada día en cada entrenamiento. Más que como equipo jugamos como una familia, logramos reponernos de un tropiezo y juntos estar más fuerte que nunca y así pudimos clasificar al Centrobasket”.

Los reconocimientos individuales también se lograron y Costa Rica tuvo presencia en tres de los puestos más importantes del torneo: jugadora más valiosa, máximo anotador y quinteto ideal en ambas ramas. María Alejandra Montero, que fue medalla de oro en los Juegos CODICADER colegiales y oro en el Torneo COCABA U14, se consagró además con el premio de MVP del Torneo, y junto a su compañera Lucia McGuinnes, integraron el quinteto ideal del torneo.

“Cada partido jugué con el corazón, tuvimos mucho apoyo de parte de todos en Costa Rica. Me sentí orgullosa y feliz porque los resultados fueron buenos para todos, queríamos dejar el nombre de nuestro país en lo alto. A los más jóvenes les diría que crean en el baloncesto, que es un deporte que da experiencias muy lindas y que los frutos van llegando de a poco”, destacó en FIBA.basketball.com, Montero.

Además, esta fue la primera vez en los últimos 15 años que los puestos de delegados que generalmente se utilizaban para que directivos viajaran a los torneos, se utilizaron para que dos colaboradores, con experiencia en COCABA fueran, es el caso de Daniela Corrales, Gestora Administrativa/Deportiva de la Federación, e Ignacio Montero, encargado de prensa de FECOBA.

De esta manera, los "Ticos" finalizan un año lleno de ilusión y expectativa para lo que se vislumbra en el 2020. Se prepara para el cierre del Torneo 3x3 de Mini Baloncesto, el próximo 23 de noviembre en San Pablo de Heredia, la disputa de los Cuartos de Final y Semifinales de la Liga Menor U16 y U18 y las Semifinales de la Liga U24, una agenda cargada de eventos en selecciones nacionales permanentes, calendario internacional, ligas locales y todo el esfuerzo de una Federación que trabaja bajo el lema: "Juntos Somos Más".

FIBA