×

Sigue a FIBA en Facebook

12/10/2019
Americas
a leer

Cómo masificar el Mini Baloncesto recuperando el valor de la enseñanza

BUENOS AIRES (Argentina) - La Confederación Argentina de Básquetbol (CABB) lleva a cabo hace más de un año la enseñanza del baloncesto a través de un Manual para entrenador formador conocido como el “Método CABB”, una herramienta que busca trazar líneas transversales para el desarrollo del baloncesto. Un punto de partida para compartir conocimientos y buscar no alterar los procesos de enseñanza.

Este viernes 11 de octubre volverá a ser un día histórico para la Confederación, porque se presentará el "Manual de Mini Básquetbol: Guía para la enseñanza", que tiene como finalidad convertirse en herramienta para homogeneizar la línea de trabajo, conducta y principios, en las categorías formativas.

El Método en su primer apartado, fue creado para un rango de chicos/as entre 13 a 17 años para todo aquel profesor y entrenador que trabaja o vaya a trabajar con estas edades. Se busca entre otros temas, poner el foco en el aprendizaje por encima del resultado, la enseñanza de la técnica individual delante de la táctica colectiva y masificar la actividad.

La CABB al igual, que otras federaciones, creen firmemente en que los jugadores se desarrollan y crecen, cuando la relación entre entrenamiento/calidad de competencia van de la mano y mediante una serie de guías y sugerencias junto con la participación no solo del staff CABB sino además de distintas personalidades del medio. Así, fue creado el Manual para entrenadores formadores del Método CABB. Luego llegaron los foros por distintos puntos del país, la sugerencia para un reglamento único, el canal YouTube CABB Formativo y trabajos de investigación, entre otras cosas.

Desde que asumió Federico Susbielles a la CABB, primero como interventor y luego como presidente, se apuntó a generar este método de formación que tiene al seleccionador Silvio Santander, Director Nacional Formativo de la CABB, asistente de todos los últimos seleccionados, principal asistente de Sergio Hernández en la Copa del Mundo FIBA, China 2019, como persona visible, pero incluye a otros técnicos, divididos por regiones.

“Hoy tenemos una metodología de formación para chicos de más de 13 años. Ahora lanzaremos lo mismo para el Mini Básquet, en todo el país. Unificamos una mirada, criterios de cómo formar, algo que antes no existía”, contó Silvio Santander en FIBA.basketball.com.

Santander considera que hubo un cambio en la consideración de los chicos con talla y en no buscar el resultado como único objetivo. “En las formativas el fin no justifica los medios. La idea es formar para abastecer a la selección mayor, sacar la mayor cantidad de prospectos y no tratar de ganar un torneo a cualquier precio…”, aseguró y resaltó: “Es muy importante poder contar con una herramienta tan valiosa que nos permite replicar el Método CABB por todo el territorio”.

Además, este plan tiene una plataforma online que sigue la evolución de más de 800 jugadores. Como hace muchos años no sucedía, nombres de jugadores argentinos vuelven a aparecer en los grandes programas del mundo, como la propia academia NBA, y los campamentos más importantes, como el Youth Development Program Elite Camp de FIBA (Campamento Élite del Programa de Desarrollo Juvenil), el Básquetbol Sin Fronteras, el Jordan Brand Classic o el NBPA Top 100, entre otros, se están fijando en Jugadores argentinos. Los equipos profesionales del país sudamericano también han comenzado a reclutar a estos talentos de clubes de barrio que han pasado por el rastrillaje realizado por CABB.

“Esta es otra de las apuestas que sumarán sin dudas al crecimiento del básquet argentino”, expresó Federico Susbielles, Presidente de la CABB en FIBA.basketball.com y analizó: “Cada uno cuenta con un esquema de trabajo dentro de un plan multidisciplinario, que tiene preparadores físicos, nutricionista, psicólogo, fisioterapeuta y médico. También mejoramos el Plan Altura. Ya había detección, pero nos faltaba el seguimiento de los chicos altos que salían. Hoy lo tenemos”.

El Manual representa un trabajo de recopilación producto de múltiples experiencias en el marco del Mini Baloncesto. El objetivo es que el mismo represente un punto de partida para pensar la enseñanza y está destinado a entrenadoras y entrenadores que han elegido la tarea de enseñar el deporte en las edades más tempranas. Por este motivo, ha sido pensado como una guía, de modo que pueda ser ampliado y mejorado a través del tiempo.

Este Manual, creado por los profesores Javier Orlandoni, Juan Lofrano, Pablo Genga y Maximiliano Seigorman en la etapa inicial, es el eslabón que faltaba para ir cerrando el círculo, para que se pueda ofrecer un trabajo minucioso, detallado y claro que pueda llegar a todos los profesores de Mini Básquet del país. Él mismo parte desde la sugerencia y de la vocación por compartir conocimiento, por buscar un norte, por sentir que los entrenadores y profesores tienen mucho para dar a los que vienen detrás.

“Es una herramienta necesaria para mejorar la iniciación de los niños en el deporte en una sociedad en la cual su infancia tiende al sedentarismo, cada vez más, debido a la incursión de las pantallas en nuestros chicos. Tenemos que estar actualizados en cómo enseñar mejor el deporte y como masificar y llegar a la mayor cantidad de niños y niñas posible. La CABB y su historia nos obligan a que nos perfeccionemos para que seamos una escuela referente a nivel mundial y poder estar a la altura de las potencias mundiales respecto a programas deportivos”, explicó el entrenador Pablo Genga, y añadió: “El Manual viene a dar respuestas, a ver cómo hacer para iniciar a chicos con particularidades diferentes a las de hace 20 años y hacer de ese chico una persona saludable y que vea el básquet como una forma de vida, como jugador, entrenador o dirigente, pero que lo haga dentro de un club”.

Además, otro de los factores principales para la realización del Manual fue el acompañamiento de la Escuela Nacional de Entrenadores (ENEBA), que tuvo mucha implicancia, tanto con el seleccionador Facundo Petracci, como hoy con el Director de ENEBA y Coordinador Nacional de LA CABB, Maximiliano Seigorman.

“Este trabajo, es una verdadera tarea colectiva, que recopila y aúna esfuerzos de cientos de entrenadores que han aportado a la construcción de esta propuesta. Es un producto de una tarea conjunta entre el Departamento de Mini Básquetbol y ENEBA e implica una tarea articulada entre ambos programas de CABB”, expresó Maximiliano Seigorman, Director de ENEBA.

El Manual consta de 12 capítulos, que describen desde la filosofía para las menores (tanto del masculino como del femenino), pasando por guías físicas, nutricionales, hasta opiniones de especialistas, jugadores, ex jugadores, entrenadores y bagaje técnico táctico, entre muchos otros conceptos, pensados en una identidad nacional en el largo proceso y camino que representa la formación de jugadores. Está en permanente crecimiento y tiene como objetivo además hacer conocida a la escuela de enseñanza argentina en otros países.

“La idea es la de poder unificar conocimientos, regular la competencia y realizar trabajos de investigación, cada año tendrá su actualización, ya que estamos en permanente contacto con los entrenadores y profesores, se realizarán foros, debates y charlas que nos servirán de devoluciones para ir mejorándolo en el tiempo”, agregó Santander.

En tanto, el entrenador Sergio Hernández, subcampeón del mundo con Argentina en la última Copa del Mundo, agregó: “La etapa del Mini es esencial en la pirámide de nuestra disciplina y no puede ser subestimada. Este es un país que se respalda mucho en la espontaneidad. Pero el Método, sin ser una verdad absoluta, nos ayudará como guía. El Manual es digno de admiración en el mundo entero. La idea es que todo el mundo pueda acceder a él, esto tiene que ver con una característica colectiva del básquet argentino que es la generosidad”. Y resaltó: “Tenemos que llevar el deporte a los niños y no esperar que ellos se acerquen al deporte, porque el deporte es la herramienta más importante que la humanidad tiene para educar, incluir y mejorar la sociedad”.

La necesidad de la CABB de pensar esta etapa de aprendizaje empujó a generar una herramienta teórica-práctica con el objetivo primordial de poder jerarquizar la actividad e intentar unificar criterios de enseñanza a lo largo de todo el país sudamericano.

El objetivo es que el Manual se utilice con una lectura crítica y reflexiva que interpele las prácticas y pueda generar nuevas preguntas y a la vez permita renovar la vocación para lograr transmitir la pasión por enseñar y la importancia de enseñar aspectos técnicos, tácticos, reglamentarios, motores, emocionales y vinculares, no solo orientando la enseñanza a saberes propios del juego, sino fundamentalmente entendiendo al deporte como una práctica potencialmente educativa.

En el prólogo del Manual, se puede leer a referentes del baloncesto argentino como Emanuel Ginóbili y Facundo Campazzo contando sus inicios en el Mini Baloncesto.

“Este Manual me parece determinante para los entrenadores y formadores del país: trabajar con chicos requiere de una pasión por la enseñanza que no todos pueden llevar a cabo. Trasladar conocimientos con lucidez, criterio y paciencia en esta etapa de formación tan primaria es clave en el posterior desarrollo del jugador. El Mini debe instalar en el niño el amor por el deporte y el juego en equipo”, describió Emanuel Ginóbili.

Por su parte, el base de la Selección Argentina y del Real Madrid, Facundo Campazzo, dijo: “El jugador de Mini, al fin y al cabo, es un niño recorriendo su infancia. Tiene que aprender, crecer, desarrollarse y no ser juzgado si se equivoca. Lo importante es que viva la experiencia de jugar al básquet, de hacer amigos, de practicar deporte, de no estar en la calle. El club debe ser un lugar de contención y los entrenadores, en un punto, trabajar como docentes. Los chicos son chicos. Ya habrá tiempo para la exigencia”.

“Va en la misma dirección del Manual para Entrenadores Formadores y el Manual de Preparación Física para Formativas, es una sugerencia un aporte y una guía donde los entrenadores y profesores se pueden apoyar para enriquecer sus conocimientos, no funciona desde el lado de la verdad sino desde una sugerencia e idea que tenemos de poder recuperar y fortalecer el valor de la enseñanza, entendiendo que la competencia es un complemento del desarrollo de los chicos y que no tenemos que buscar el resultado como única opción y prioridad, el competir va a venir como consecuencia de la formación y no tenemos que alterar los procesos de enseñanza”, resaltó Santander.

El Método está en una fase, que a partir del año que viene tendrá más herramientas como la de la certificación, especializaciones a través de ENEBA, y trabajos de investigación realizados, que se irán presentando porque la dinámica de enseñanza nueva se ha modificado y se debe actualizar.

El Método, que comenzó hace un tiempo está en proceso de seguir generando actividades. Para el 2020, la CABB tiene pensando realizar más actividades relacionadas, de algo que empezó, tomó fuerza y continúa.

“Otro paso importante que ha dado CABB, ha sido recuperar el Departamento de Mini Baloncesto a través de los profesores Juan Lofrano y Pablo Genga, esto nos permite tener “El Método” desde su etapa inicial, cubriendo así desde la iniciación a edades de juniors”, dijo Santander.

“En enero del 2019 comenzamos a darle identidad al Manual de Mini Básquet, que persigue como objetivo ser un punto de partida, ser una guía, de ninguna manera es un Manual que prescribe ejercicios y se cierra en una sucesión de recetas o de indicaciones cerradas, sino que busca que el entrenador en cualquier punto del país lo lea y lo haga pensar, que contextualice lo que el Manual propone con su realidad y lugar donde le toca desarrollar el Mini Básquet. La mejor forma que tenemos de respetar al chico es enseñándole bien”, contó en FIBA.basketball, Juan Lofrano, Coordinador de Mini Básquet en la CABB.

“Nos apoyamos en los excelentes especialistas que tiene la CABB, Carlos Saggio en el área de psicología, Luciana Spena en el área nutricional y Claudio Fratoni en el área de preparación física. Es una mezcla de mucho orgullo y después del subcampeonato conseguido por la Selección en la Copa del Mundo, sentirnos respaldados por Sergio Hernández y Silvio Santander es muy importante”, añadió quien es además licenciado en educación física y entrenador de básquet ENEBA 3.

Así, la CABB sigue apostando a desarrollar a sus jóvenes bajo los conceptos que tuvo en su momento la “Generación Dorada”, hoy “El Alma”, subcampeona en la última Copa del Mundo de Baloncesto China 2019, para seguir buscando llegar a su objetivo, el de dejar una enseñanza a través del deporte.

“Si formamos buenos entrenadores vamos a mejorar y tener mejores prácticas. Todo lo que viene haciendo la Selección Mayor y la última camada en el último Mundial, de alguna manera lo que hace es generar mucha más expectativa y marca excelencia y trabajo en equipo, de seriedad, de constancia y queremos replicar esto dentro de la estructura del básquet argentino y en este caso dentro del Mini Básquet en particular. Es muy importante lo que sucedió en la última Copa del Mundo, la tarea del cuerpo técnico y jugadores multiplica un poco lo que el básquet argentino representa”, afirmó Javier Orlandoni, Asesor Pedagógico de ENEBA en Argentina.

“Hemos tratado de discutir y sintetizar a partir de un diagnóstico previo que se hace sobre el Mini Básquet. Esperamos que el básquet argentino comience a ganar en tradición, que se acostumbre a formalizar y a generar bibliografía escrita y fílmica y se dé a discusión”, agregó.

Este es otro de los trabajos, como todo lo que viene haciendo la CABB, en materia de desarrollo, y desde luego este Manual invita a formar parte de la gran familia del básquetbol formativo del país. Así se entiende que los buenos entrenadores generan buenas prácticas, y las buenas prácticas son las que mejorarán el baloncesto.

FIBA