×
25 julio, 2021
07 agosto
04/08/2021
News
a leer

Oda a Scola y a los hermanos Gasol

TOKYO (Japan) - ¿Qué se puede decir del argentino Luis Scola y de los españoles Gasol, Pau y Marc, que no haya sido reseñado ya en sus notables carreras?

Todo está documentado: la devoción a sus selecciones nacionales, su humildad, su pasión, su trabajo fuera de la cancha con organizaciones benéficas.

Todo el mundo los conoce como jugadores generacionales pero también como seres humanos maravillosos. Han significado -y seguirán significando- todo para el baloncesto.

Los tres se retiraron del baloncesto internacional el martes inmediatamente después de que sus equipos nacionales fueran derrotados en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Japón.

Scola y Pau tienen 41 años, Marc 36.

Scola es el líder de todos los tiempos en partidos internacionales jugados para Argentina con 173 y también es el máximo anotador de todos los tiempos de su país con 2.857 puntos.

Pau jugó 216 partidos internacionales con España, mientras que Marc compitió en 191.

El Saitama Super Arena fue un lugar apropiado para que cada uno se despidiera definitivamente. Es donde los tres compitieron durante uno de los torneos más memorables de sus carreras, la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA 2006.

¿Han pasado realmente 15 años desde entonces?

España venció a Argentina, 75-74, en una semifinal, mientras que Grecia derrotó a Estados Unidos 101-95 en la otra. Fue un día inolvidable en la historia del baloncesto de la selección española.

Argentina, el equipo que Scola ayudó a la medalla de oro olímpica en 2004, se enfrentó a España y los Gasol en una de las semifinales más competitivas y dramáticas en la historia del baloncesto internacional.

Scola firmó ocho puntos y ocho rebotes mientras que Pau tuvo 19 y 11.

They say that only mountains don't cross each other, yet on this day two legendary ones did.

Pau tuvo que abandonar el torneo tras sufrir una grave lesión, una fractura parcial del quinto metatarsiano del pie izquierdo, mientras realizaba un giro hacia la canasta. Con el dolor, Pau se quedó en el suelo sabiendo que algo andaba mal, antes de levantarse y caminar con cautela hacia la línea para anotar dos tiros libres antes de dirigirse al banco.

Andrés Nocioni falló lo que hubiera sido un triple ganador desde la esquina derecha para Argentina y luego sin Pau pero en cambio con Marc, que tenía 21 años, inexperto y solo en el equipo porque Fran Vázquez se había retirado del grupo antes del evento con un problema de espalda, España venció a Grecia en la final, 70-47, para capturar el título mundial por primera vez.

El título fue el primero de muchos que vendrían para los Gasol y España.

Pau había sido tan dominante que, aunque se perdió la final, fue nombrado MVP de la Copa del Mundo. Mientras tanto, el torneo fue un punto de inflexión para Marc, una plataforma de lanzamiento para cosas más grandes.

Los dos terminaron subcampeones el año siguiente con España en el FIBA EuroBasket en Madrid, con una canasta final de JR Holden que le dio a Rusia una victoria sobre ellos en la final. Luego, los hermanos ayudaron a España a montar un espectáculo contra los EE. UU en los Juegos Olímpicos de Beijing en lo que muchos llamaron la final más grande de la historia, con los estadounidenses ganando por 118-107.

Pau fue el entonces Jugador Más Valioso del primer título de España en el FIBA EuroBasket en Polonia, en 2009, y ambos ayudaron al país a ganar un segundo título consecutivo en el FIBA EuroBasket en 2011, en Lituania, antes de otro enfrentamiento final olímpico con Estados Unidos en Londres. en 2012. Los estadounidenses también ganaron ese encuentro, y estuvo aún más cerca, 107-100, a pesar de los 24 puntos y siete rebotes de Pau.

Los Gasol tuvieron que sortear algunas decepciones, como una ventaja perdida en la derrota de las semifinales del FIBA EuroBasket 2013 ante Francia en Eslovenia, cuando Pau no estaba presente, aunque España se recuperó al ganar el partido por el Tercer Lugar.

Voir cette publication sur Instagram

Une publication partagée par FIBA (@fiba)

 
También estuvo la mala actuación en los cuartos de final del Mundial del año siguiente ante Francia en Madrid, que impidió que España diera una vuelta de honor frente a su afición.

Pero España siempre se recuperó, y lo hizo al año siguiente en Lille, Francia, cuando Pau los llevó a la gloria y capturó otro honor de MVP del torneo. Marc no estaba en ese equipo, ni en el equipo que capturó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016, pero ambos volvieron a estar juntos en 2017 cuando España terminó tercero en el FIBA EuroBasket en Estambul.

En la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA 2019 en China, Pau no estuvo presente pero Marc sí y con un equipo veterano llegó a lo más alto del podio. Marc, junto con el MVP del torneo Ricky Rubio, llegó al Quinteto Ideal.

Fue el último gran acto de un Gasol en el baloncesto internacional. Pau, después de más de un año de estar ausente por una lesión, regresó para unirse a Marc en el equipo olímpico, pero ninguno de los dos fue influyente en la cancha.

Two of the all-time  greats leave behind them several generations of basketball legacy.

Scola tuvo muchos éxitos, aunque no en el mismo calibre de equipos para los que jugaron los Gasol. Recordará haber perdido dolorosamente en dos Finales de la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA, primero contra Yugoslavia en 2002 y luego ante España en 2019.

Argentina siempre creerá que debería haber sido campeona en esa primera final de la Copa del Mundo en Indianápolis.

Con el partido empatado 75-75, Scola golpeó el balón de las manos de Vlade Divac en la mitad de la cancha a solo 5.9 segundos del final e iba a anotar los puntos de la victoria cuando sonó el silbato y fue sancionado por falta. La repetición del video reveló que fue una decisión muy ajustada para Scola, quien cometió una falta en la jugada. La contienda se fue a tiempo extra y Yugoslavia ganó por 84-77.

En los Juegos Olímpicos de Beijing, Scola llevó a Argentina a la medalla de bronce con Manu Ginóbili y Nocioni lesionados durante el torneo.

En la Copa del Mundo de 2010, Scola fue el máximo anotador del torneo con 27,1 puntos por partido. Al año siguiente, Scola fue el MVP de la FIBA AmeriCup en Mar del Plata después de llevar a Argentina al título mientras promediaba 21.4 puntos por partido, el mejor del torneo.

Scola fue el quinto máximo anotador en los Juegos Olímpicos de Londres con 18.0 puntos por partido cuando Argentina llegó a las Semifinales, y encabezó las listas de anotadores en la FIBA AmeriCup 2013 en Caracas, Venezuela, cuando Argentina terminó tercero. Dos años después en la FIBA AmeriCup de la Ciudad de México, Argentina ocuparía el mismo escalón del podio. Sus 21,1 puntos por partido impulsaron la carrera de Argentina hacia la final y les permitió clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Incluso en la Copa del Mundo en China, Scola siguió siendo un gran anotador mientras conducía a Argentina a la final. Sus 17,9 puntos por partido fueron los undécimos mejores del torneo.

Voir cette publication sur Instagram

Une publication partagée par FIBA (@fiba)

 

Si algunos jugadores de la selección nacional se tomaban un verano libre de vez en cuando para descansar, Scola nunca lo hacía. Siempre dijo que le ayudó a mantenerse en buena forma para la temporada siguiente y su compromiso de vestir la camiseta de Argentina fue insuperable.

En los Juegos de Río de Janeiro 2016, Scola mostró su liderazgo cuando salió a la cancha con el brasileño Marcelinho Huertas para apelar a los aficionados a apreciar la rivalidad pero no perder la perspectiva, con tantas competencias deportivas entre selecciones de los países que se han visto empañadas por la violencia de la multitud.

Scola nunca se dejó llevar por su fama y pareció sorprendido de que otros sintieran que él era especial. Cuando salió de la cancha por última vez en el último minuto de la derrota de Argentina en cuartos de final ante Australia, lo hizo angustiado, sabiendo que su equipo no participaría más en esos Juegos Olímpicos.

 Everything stopped as everyone paid tribute to Luis, one last time.

Le tomó varios segundos asimilar que todo en el Saitama Arena se había detenido y que la gente en las gradas, y el entrenador de Australia Brian Goorjian y sus jugadores, estaban de pie y aplaudiendo su increíble carrera. Fue una muestra de amor, respeto y aprecio genuinos por todo lo que había hecho en el baloncesto, por el compromiso inquebrantable.

Cuando todos los espectadores comenzaron a asimilar que Scola había terminado, hubo lágrimas, incluso de su entrenador, Sergio Hernández.

Scola y los Gasol, Pau y Marc, son jugadores que han dado tanto al baloncesto internacional. El deporte les debe una enorme gratitud.

FIBA