17 enero, 2019
31 marzo
14/02/2019
Long Read
a leer

Libertadores, el invitado que estuvo a la altura

PONCE (DIRECTV Liga de las Américas) – A Libertadores de Querétaro no le importó las condiciones en las que llegó a la Liga de las Américas. El propósito fue aprovechar la oportunidad para debutar internacionalmente y que esa experiencia sirviera para un crecimiento integral del equipo.

El presidente de la franquicia mexicana, Roberto Alvarado, reconoce que la destacada participación en el grupo D, disputado en Ponce, Puerto Rico, “fue algo muy importante, ya que fue una prueba exigente en la que demostramos estar a la altura y pudimos demostrárselo a nuestra afición, que es la mejor del baloncesto de México. Confirmamos que México tiene otros equipos para ofrecer internacionalmente, además de los tradicionales y logramos poner a Querétaro en el mapa del básquetbol. Participar en una competencia de nivel internacional ayuda a fortalecer nuestra imagen y en lo deportivo significó una gran experiencia para nuestros jugadores jóvenes”

La historia del conjunto de Querétaro, es breve, ya que si bien apareció en la Liga Nacional de México en 2009, apenas duró una temporada. Tras una larga ausencia volvió a participar desde 2017, por lo que apenas está transcurriendo su tercera campaña, en la cual no logró meterse en los playoffs.

Para el entrenador, el argentino Leandro Ramella, “el año estaba cerrado para Libertadores y se presentó esta oportunidad, que significó lo más trascendente en la historia del equipo. Aunque pudimos armar el plantel sobre la marcha, asumimos el compromiso como un gesto de agradecimiento a nuestro público, que nos acompañó durante toda la Liga de México”.

El equipo afrontó problemas de lesiones en el pivote Lorenzo Mata (rodilla) y en unos de sus principales extranjeros, el ala-pivote Gerard Devaughn (hombro). A las apuradas, con problemas de visado en algunos otros jugadores, se les buscó reemplazantes y se decidió encarar el desafío.

“Llegamos con bajas expectativas, buscando mostrar que podíamos competir, aunque reconociendo las fortalezas de nuestros rivales. Sabíamos que parar ganar, teníamos que jugar con pocos errores. Eso se dio frente a Leones, paradójicamente, en el debut y dimos la sorpresa. Tenemos un equipo con buen perímetro, sobre todo, con tiradores confiables. Aprovechamos y conseguimos un triunfo muy importante. Y en los dos partidos siguientes, sin brillar, pero le jugamos de igual a igual a Capitanes y a Guaros, ninguno nos llevó por delante, ni nos superó ampliamente. Por eso, quedamos conformes con el tercer lugar. Es más de lo esperado”, reconoce Ramella, quien no estará en el cierre de la temporada en México por sus compromisos como asistente de la selección de Uruguay.

El presidente Alvarado recordó que “muchos pensaron que iríamos a Ponce a hacer el ridículo, pero eso no pasó, competimos y tuvimos chances de clasificación hasta el cierre de nuestro último partido. Fue nuestra primera experiencia internacional y aprendimos mucho”.

Lo que vivenció Libertadores dentro y fuera de la cancha durante el grupo D de la Liga de las Américas parece que actuará como estímulo hacia el futuro. Según el entrenador Ramella, “es una franquicia ordenada financieramente, que no hace locuras, que gasta lo que puede y que busca mejorar su organización. Seguramente se buscará conformar un equipo más fuerte para la próxima temporada, con el objetivo de clasificar a los playoffs de la Liga mexicana”.

Para Alvarado, el buen rendimiento mostrado por el conjunto de Querétaro en la Liga de las Américas, que incluyó un valioso triunfo ante el local, Leones de Ponce, tendrá incidencia sobre los próximos pasos, ya que “se nos abrió otro camino. Nosotros dependemos de los sponsors privados, ya que el Estado solo colabora cediéndonos el Auditorio General Arteaga, y competir en el ámbito internacional puede movilizar a las empresas. Buscaremos mejorar nuestro equipo. Esta vez llegamos a la Liga de las Américas como invitados. La próxima vez queremos que sea por méritos propios. Es como cuando te regalan un dulce y te gusta mucho. Después sales a comprarlo tú…”

Alejandro Pérez