Torneos de Baloncesto Olímpico

  • Cuando los Juegos Olímpicos se pongan en marcha en Rio en el 2016, representarán ocho décadas de baloncesto en el prestigioso evento.

    Se trata de una competencia que ha sido dominada a través de esos 80 años por los Estados Unidos, equipo que también llegará a Brasil como campeón actual, luego de haber sido coronado como campeones olímpicos en 14 ocasiones.

    Estados Unidos buscarán su sexto título en las últimos siete ediciones de los Juegos, con sólo Argentina habiendo roto la famosa racha victoriosa que fue iniciada en 1992 por el histórico 'Dream Team'.

    El éxito de Argentina en Atenas 2004 sigue siendo una de las más grandes historias Olímpicas hasta la fecha, de la mano de Manu Ginóbili y Luis Scola, héroes de un capítulo sin igual en la historia del baloncesto de su país.

    Sólo cuatro naciones han ganado el oro olímpico, con el otro único ganador siendo Yugoslavia, que triunfó en Moscú en 1980 con Drazen Dalipagic y Dragan Kićanović en el rol de protagonistas.

    La Unión Soviética terminó como campeón olímpico en dos ocasiones, la primera en Munich en 1972, que puso fin a la racha de oro de los USA en los primeros siete eventos y sigue siendo la única vez que han sido derrotados en la Final. La ciudad de Seúl fue testigo de un segundo título de la Unión Soviética en 1988.

  • Desde 1976, cuando el baloncesto femenino apareció por primera vez en el evento, este se ha convertido en el sueño de tantas jugadoras aspirantes y, de hecho, incluso establecidas en todo el mundo de competir en unos Juegos Olímpicos.

    En los Juegos Olímpicos del 2016, los equipos participantes buscarán destronar a Estados Unidos, actual campeón - y desde 1996 - que busca completar la totalidad de dos décadas de dominación absoluta mediante la adopción de un espectacular sexto título consecutivo en Río.

    Teniendo también una medalla de oro tanto en 1984 en casa en Los Ángeles y en 1988 en Seúl, Estados Unidos es siete veces ganador del evento.

    Los campeones inaugurales fueron la Unión Soviética en 1976, llegando también a completar una defensa exitosa cuatro años más tarde, en presencia de sus seguidores triunfantes en Moscú.

    Desde entonces, Estados Unidos ha estado casi perfecto a nivel Olímpico femenino interrumpido solo por el título logrado por Natalia Zasulskaya y Elena Khoudachova de la Comunidad de Estados Independientes en Barcelona en 1992.

    Australia ha desafiado regularmente el dominio estadounidense, jugando en tres finales consecutivas entre 2000 y 2008, pero consiguiendo la medalla de plata en los tres intentos.

    En Londres 2012, Francia consiguió la plata detrás de otro triunfo de las norteamericanas.